miércoles, 13 de junio de 2012

Inhale, exhale*

''Inhale love, exhale hate''. 

Tenemos la necesidad de entregar nuestro corazón al primero que pasa, ni siquiera al mejor postor. 
El ser humano es una criatura que por naturaleza nace sola y muere sola, nadie nos acompaña en esos momentos. Por esta razón, luchamos para acabar con esa soledad que nos invade. ¿Qué mejor manera de acabar con ella que manteniéndo a alguien a tu lado, sin importar las consecuencias? Nos exponemos continuamente sin pensar, sin reflexionar sobre las consecuencias de nuestros actos. Regalamos las palabras ''te quiero'' como si no significasen nada, sólo porque esta de moda, cuando se trata del más bello de los sentimientos que el ser humano es capaz de sentir. No somos capaces de valorar aquello que tenemos, aquello que sentimos.
Cuando quieres a alguien cada inspiración esta motivada por ella, cada expiración es un instante en el que la echas de menos. Inhalamos momentos y exhalamos recuerdos. Eso es así.
No alcanzo a comprender de dónde proviene esa necesidad de estar siempre rodeados de gente, sobre todo de alguna persona en especial por la que desarrollar ese sentimiento tan especial que es el amor, aunque sea falso. Como si lo necesitáramos para vivir. Como si fuera tan importante como respirar.

La vida no se compone de las veces que respiras, sino de los momentos que te dejan sin respiración.