jueves, 20 de septiembre de 2012

Fighter*

La vida no es siempre de color de rosa, eso lo sabemos todos.
A veces es necesario hacer acopio de todas nuestras fuerzas y valor para sobrellevar situaciones que nos pueden. A veces pensamos que no podemos más, que no damos para más.
Muchas veces nos sentimos débiles.
Pero tenemos que aprender a ver el lado positivo de las cosas y a aprovechar ese optimismo para vencer las barreras que la vida nos pone delante. Porque no todas las barreras tienen como objetivo impedirnos el paso, porque muchas de ellas están ahí para enseñarnos a saltarlas.
De la vida he aprendido que no todo lo malo que nos pasa es realmente malo. Las adversidades nos hacen más fuertes, más resistentes, nos enseñan a disfrutar de los buenos momentos y a no sentirmos débiles en los malos.
Porque vale, soy rara, soy rarísima, pero me enorgullezco de poder decir que dentro de mi rareza, soy diferente a los demás. Y eso me hace ser valiente. Me hace ser grande. Me hace ser fuerte.
Cada una de las batallas que he librado a lo largo de mi vida me han hecho más fuerte, me han hecho ser quién soy, y estoy realmente orgullosa de ello.
Soy una luchadora, nunca me rindo ante nada, no importa lo que ocurra, y tú, que estás leyendo esto, deberías hacer lo mismo. No dejes que nada pueda contigo, sé más fuerte que nadie.
Conviértete en un luchador.
Porque jamás debes dejar que los demás te venzan sin presentar batalla, que Dios se apiade del que sea capaz de desafiarte. Siéntete fuerte, valiente, mantén la cabeza alta porque no hay nadie como tú.
Sé un luchador.

``Para todo aquel que me calificó de ''fría'', sin saber que el hielo también quema.´´


lunes, 10 de septiembre de 2012

Silence*

Tomémonos un momento para pensar, guardemos silencio y hundámonos en nuestros pensamientos.
En el mundo hay demasiado ruido las 24 horas del día y eso impide pensar con claridad; da igual si se trata del ruido del tráfico en la cuidad, las olas en la playa o el viento en la montaña, existe una ausencia de silencio a nuestro alrededor.
Normalmente el silencio se relaciona con la soledad, pero en ciertas ocasiones es necesario tomarse un momento y callar para escucharnos a nosotros mismos y desconectar de este ruidoso mundo. El silencio también nos da la posibilidad de expresarnos, porque nuestro idioma carece de palabras para expresar lo que en muchas ocasiones sentimos los seres humanos.
Evitamos los silencios llenándolos con palabras sin sentido, palabras cuyo único objetivo es hacer que el tiempo pase sin darle importancia alguna. Cuántas veces hemos escuchado a las personas hablar sin decir nada, cuántas veces hemos hecho nosotros eso mismo.
Uno de los requisitos para hablar debería ser tener algo que decir pero desafortunadamente, esto no es así, y cuando sí tenemos algo que decir, algo o alguien nos impide hablar y expresar esa idea, ese sueño o ese simple pensamiento que probablemente no cambie nada en el mundo ni en las personas que lo habitan, pero que no debe ser cohibido ni guardado dentro de nosotros.
Expresarnos es importante, no dejemos que los demás decidan cuándo hablar y cuándo no. No esperemos la oportunidad de hacerlo porque es posible que no llegue, simplemente vivamos el momento, regocijémonos en las palabras y disfrutemos los silencios.
Demostrémosle al mundo que estamos aquí, que tenemos una canción que cantar o unas letras que escribir. Demostrémosle a las personas que un silencio es tan importante como una palabra. Demostrémonos a nosotros mismos que callando se puede decir tanto como hablando.

He callado mucho durante mucho tiempo, y ahora que tengo la oportunidad de hablar, espero tener algo que decir.


''La voz del enemigo nos acusa, el silencio del amigo nos condena.''